Si te mencionamos Pokémon, Nintendo o Karate Kid ¿en qué piensas? ¿qué te hacen sentir esos nombres? Es casi seguro que lo que haya venido a tu mente fueran esas tardes jugando videojuegos o viendo la televisión. Que buenos tiempos ¿verdad?

También es probable que te hayas emocionado con la versión de Pokémon Go o con la serie de Cobra Kai en Netflix al ver que volvían a la pantalla (de una u otra forma) personajes que fueron entrañables para ti en alguna etapa de tu vida ¿no es así?

Bueno, no es casualidad que estos y más productos que apelan a nuestra niñez o adolescencia estén regresando con éxito, ya que todos estos apelan a uno de los sentimientos más poderosos, la nostalgia. Esta emoción es la que despierta en nosotros esa añoranza de los viejos tiempos, haciendo que queramos volver a vivir una situación, aunque sea por un pequeño momento.

¿Por qué la nostalgia vende?

Según datos del doctor Constantine Sedikides, la nostalgia es capaz de combatir los sentimientos de soledad y de ansiedad, debido a que al traer memorias del pasado genera una sensación de calidez al recordar tiempos que nos hicieron felices.

Un dato interesante que se ha identificado dentro de los estudios es que una persona promedio experimenta nostalgia por lo menos una vez por semana, esto debido al alto estrés al que nos encontramos sometidos diariamente.

La nostalgia funciona en el marketing justo por esa sensación de calidez y seguridad que nos transmite al recordarnos lo bien que lo pasábamos. Y son esos sentimientos los que ayudan a que las marcas creen un lazo emocional con los consumidores.

La nostalgia en la generación Millennial

Y si te preguntas a quién va dirigido esta nueva tendencia nostálgica, que condensa viejas consolas de videojuegos Nintendo, Pokémon Go, la moda de las mochilas transparentes o los mismos Funkos;  es fácil adivinar, a los millennials.

Se espera que para el 2025 sean los pertenecientes a la generación y los que conformen el 75% de la fuerza laboral en el mundo, convirtiéndolos en el principal target de las marcas, y el marketing de la nostalgia es una gran manera de atraerlos.

La razón por la cual este tipo de estrategias funcionan con esta generación es porque sus integrantes responden mejor ante marcas que tengan un sentido y se interesen por conectar en un nivel emocional con sus consumidores mediante sus productos o servicios.

Eso sí, como cualquier campaña que apele a un sentimiento, tienes que asegurarte de no traer recuerdos negativos, por lo que una buena investigación nunca estará de más.

Para que una campaña de nostalgia funcione correctamente es importante que solo uses logos, tipografías, canciones, dibujos animados, productos, etc. que hayan trascendido en su tiempo dentro del público de esa época.

Ejemplos claros del marketing de la nostalgia son los reboots que vemos últimamente en las plataformas de streaming o en la pantalla grande. También podemos encontrar un gran éxito en las sagas de Harry Potter y Star Wars, que además de apelar al sentido de la nostalgia también intentan atraer a las nuevas generaciones con historias relativamente nuevas pero involucrando siempre algo de la saga original.

Otro punto que entra en juego dentro del éxito de la nostalgia es que las personas están dispuestas a pagar más por un producto o servicio que le haga recordar los buenos tiempos que por uno nuevo, por la simple razón de que lo antiguo transmite un sentimiento de confianza al consumidor.

En conclusión podemos decir que el marketing nostálgico es una estrategia ganadora si sabes qué elementos utilizar y cómo utilizarlos para llegar al corazón de tus consumidores, apelando a ese sentimiento de confianza y seguridad que todos experimentamos al pensar en el pasado.

 

Author: Smile Marketing

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *